En 1976 siendo alumnos y conejillos de indias de la primera generación de Licenciatura de la Escuela Nacional de Arte Teatral del INBA, Mauro Mendoza y Sylvia Guevara participan en un montaje sui-géneris para acreditar su primer año en las materias de producción teatral y taller de títeres: “Barrionetas”.

Dirigida por Juan Jiménez Izquierdo y Mauro Mendoza como actor, co-autor y diseñador de títeres resulta ser una comedia musical de títeres y actores con música del canta-autor urbano Chava Flores que, siendo concebida para público adulto, en el camino de sus 200 representaciones terminó divirtiendo a chicos y grandes. Y de la misma manera sembró en los dos actores la inquietud de dedicarse a disciplinas que no se atendían en el plan de estudios de la carrera: El teatro para niños, el arte de los títeres y la técnica actoral de los payasos.

En 1977 continuando con sus estudios, Mendoza es llamado por la Maestra Bertha S. de Lizalde a formar parte del personal del Centro de Teatro Infantil del INBA donde profundiza sus conocimientos en el quehacer titiritero y coordina su primer teatro: El Titiriglobo, tarea que desempeña durante tres años; en el camino dirige la animación de dos espectáculos titiriteros: ”Cocorí” de Joaquín Gutiérrez y “Apolonio y Bodoconio” de Emilio Carballido.

Por su parte Sylvia Guevara estudiante de pedagogía además de actriz, se integra al departamento de Teatro para la Educación Especial con niños discapacitados bajo las órdenes de la maestra Socorro Merlín.

Y en 1978 por una invitación de una maestra compañera de la escuela de teatro, Mauro es invitado a crear un espectáculo para un jardín de niños donde una incipiente Trouppe se presenta por primera vez con su primer obra: “Rompecabezas”, - tomando su nombre en homenaje a las compañías trashumantes de la Commedia dell’ Arte - y, debido al éxito obtenido se representó continuamente en escuelas, fiestas infantiles y parques durante dos años como “Grupo la Trouppe”.




Comparte esta información
Bookmark and Share